Cuando un@ va estrenar una película, está llen@ de ilusiones, nervios, alegría, nostalgia…, llen@ de todo lo ocurrido antes y después de haber grabado esa película.

No puedo evitar que me emocione estrenar una peli en el festival de Donosti, donde nací y decidí perseguir mi sueño de ser actriz. Soy esa chica de 20 años, je je, que fuí en busca de un sueño, una ilusión  y una profesión. Madrid me dió lo que buscaba: oportunidades para trabajar, buscar, perseguir, llorar, reir… y no fracasar. También me dió la oportunidad de enamorarme, crecer, crear y creer en maestros y amigos inolvidables. A pesar de todo sigo siendo “una más” en esta enorme ciudad.

Cuando vaya a donosti, intenaré evitar que la peli me emocione, quedarme con el gustillo o “disgustillo” de mi trabajo, del personaje.Intentaré evitar que mi famlia me abrace demasiado fuerte para no llorar en la puerta del cine, intentaré no recordar  que Juan Cruz no está, intentaré no mirar hacia cualquiera que me pueda emocionar y me agarraré fuerte a la mano de Koldo, que estará apoyándome, como siempre y eso me recordará,  que cuando pase el Festival, llegará Hallowen, Navidad.. y seguiré emocionándome, con el paso del tiempo, las sonrisas de mis hijas y la voz de mi interior.

He aprendido a cuidarme, a disfrutar con lo que tengo y saber que no hay mal ni bien que dure toda la vida!