El sábado trabajamos ” El día en que a mi madre se le puso cara de tetera“, un cuento muy imaginativo y con mucho dinamismo, con el que los niños se disfrazaron, hicieron magia, montaron en un seiscientos cuesta arriba y crearon unos personajes muy divertidos. ” Marquitos se despierta y rompe el jarrón de su madre y ésta se enfada y empieza a pitar, hasta convertirse en tetera, así que tiene que buscar por toda la ciudad a alguien que pueda romper la magia de la tetera.”

Se aprendieron el texto y hubo mucha limpieza en las entradas y en las salidas de los personajes desapareciendo en los momentos marcados.El trabajo bien hecho, dá  buenos resultados.

Trabajamos fuertemente para que comprendan lo importante que es escuchar y ser escuchado; ver y que te vean;  respetar, tener un ritmo, participar y comunicar. Todo lo que trabajamos en los calentamientos brota en las representaciones.

Felicidades pequeños y disciplinados trabajadores!!