El Sábado pasado representamos “La cebra Camila” de Marisa Núñez. Un cuento sugerente y poético, que habla de las dificultades que conlleva el descubrir el mundo. La cebra va pasando de la infancia a la madurez y los animales del bosque (una serpiente, un caracol,una cigarra..) le ayudan a olvidar su pena, salir adelante y ser feliz. Su estructura encadenada, con rimas y reiteraciones de  preguntas y respuestas, ayudan mucho a su memorización.

En el calentamiento hicimos ejercicios de ritmos, cuerpo-espacio, locomoción y tempo. El texto se lo aprendieron previamente en su casa y ésto facilitó la puesta en escena, ya que todos lo recordaron y estaban más concentrados en interpretar su personaje-animal. Lo hicieron con mucha gracia y soltura. También incorporamos un narrador, que llevó la narración completa y niños músicos que daban ritmo a las lágrimas derramandas por Camila. Creo que hemos dado otro paso adelante con la memorización del texto. Crearon un espacio maravilloso con la música y sus cuerpos haciendo de viento.

El próximo sábado, 1 de Mayo, trabajaremos el cuento de Martin Balttscheit, “Yo voto por mí”.